Sí, las legumbres de bote son tan saludables como las crudas (excepto si se les ha añadido algún ingrediente insano) · Maldita.es

Quieres comer sano pero no tienes tiempo. Entonces te planteas comprar las ricas y sanas legumbres pero en vez de cogerlas crudas a granel en la frutería, acudes a botes de judías o a lentejas

Quieres comer sano pero no tienes tiempo. Entonces te planteas comprar las ricas y sanas legumbres pero en vez de cogerlas crudas a granel en la frutería, acudes a botes de judías o a lentejas y garbanzos ya cocinados. O incluso platos elaborados como fabada en bote. Pero no sabes si son igual de sanos que la materia prima original. La respuesta corta es que sí, salvo que sean platos con ingredientes no saludables añadidos.

Primero que hay que aclarar a qué nos referimos con legumbres de bote. Las legumbres cocidas sin adición de otras materias primas, como los garbanzos, alubias o lentejas cocidas “son nutricionalmente fantásticas y tan saludables como si las compramos crudas y las cocemos nosotros”, señala a Maldita.es la dietista-nutricionista Beatriz Robles. La razón es que el tratamiento es el mismo: una cocción. De hecho, en bote siempre van a estar a su punto porque “los tratamientos térmicos que se aplican en la industria están estandarizados”, añade Robles.

En cambio, que los platos preparados con legumbres sean sanos depende del tipo que sean. Si es la típica fabada de bote u otro tipo compuesto de la legumbre más otros ingredientes como carnes, aunque las legumbres son equivalentes nutricionalmente a las caseras, al añadirle carnes rojas y procesadas, que son alimentos a evitar, no se puede considerar saludable, da igual que el plato sea casero o industrial, explica la dietista-nutricionista.

Pero si en vez de incluir ingredientes no deseables, se añaden otros sanos como pueden ser los garbanzos con espinacas o una menestra de verduras de bote, es una opción saludable por la calidad nutricional de sus ingredientes y también son nutricionalmente equivalentes a los caseros, concluye Robles.

Más allá de lo nutricional, hay que considerar el impacto ambiental del bote y de su reciclaje así como un precio más caro que la materia prima sin cocer, aclara a Maldita.es Gemma del Caño, especialista en calidad y seguridad de la industria alimentaria. La experta opina que las legumbres en lata «son un fantástico recurso para tener de reserva en casa y para llevarlo cuando comes fuera. Tenemos que consumir unas 3-4 raciones de legumbres a la semana y así tienes rapidez y variedad y es exactamente igual desde el punto de vista nutricional».

Este contenido es apoyado por la iniciativa “Alimentando el cambio” de DANONE en el que Maldita.es colabora elaborando contenidos independientes según su metodología.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *