Exfoliante en tatuajes, zonas de la piel que se oscurecen, orinar después del sexo y por qué pueden aparecer alergias con el tiempo. Llega a Maldita Ciencia el consultorio 160º · Maldita.es

¡Ya hemos llegado al viernes, malditas y malditos! Y se le nota en la cara a más de uno que se va de puente. Con festivo o no, el consultorio de Maldita Ciencia sigue llegando

¡Ya hemos llegado al viernes, malditas y malditos! Y se le nota en la cara a más de uno que se va de puente. Con festivo o no, el consultorio de Maldita Ciencia sigue llegando como cada viernes para resolver todas las dudas que nos habéis planteado. Esta semana recogemos vuestras consultas sobre el uso de exfoliantes en tatuajes, por qué algunas de las zonas de la piel se oscurecen, si es recomendable orinar después de mantener relaciones sexuales y por qué pueden aparecer y desaparecer las alergias con el paso del tiempo.

Antes de resolver vuestras cuestiones, recordad que nos podéis enviar llegar todas las preguntas que se os ocurran por TwitterFacebook, correo electrónico ([email protected]) o a nuestro chatbot de WhatsApp (+34 644 22 93 19). ¡Al lío!

¿Por qué pueden aparecer y desaparecer las alergias con el tiempo?

Los motivos detrás de la aparición de reacciones alérgicas a ciertos elementos en unas personas y no en otras es una de las preguntas que nos habéis hecho esta semana. También por qué a veces estas alergias desaparecen en algunas personas alérgicas. Es un asunto complejo que no tiene una respuesta clara.

La alergia es una reacción de defensa del organismo contra sustancias externas que penetran en el cuerpo. El sistema inmune del cuerpo reconoce esas sustancias como extrañas e intenta neutralizarlas pero con algunos efectos negativos al hacerlo. Las personas sin alergia también las reconocen como extrañas, pero su organismo las neutraliza sin dañarse a sí mismo, mediante mecanismos llamados de tolerancia, explica en su web la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

Por eso, el origen de una reacción alérgica no está por tanto en el agente que la produce, conocido como alérgeno, sino en el propio individuo, destaca en su web la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). Frente a esos alérgenos actúan los anticuerpos que genera el organismo como defensa, habitualmente un tipo llamado inmunoglobulinas E (IgE). Las IgE desencadenan la liberación de mediadores inflamatorios que producen la reacción alérgica. Las personas sin alergia no suelen formar IgE frente a los alérgenos, sino que se defienden por otros mecanismos, aclaran SEICAP y SEAIC.

¿Y entonces por qué aparecen esas alergias? La verdad es que a día de hoy no lo sabemos. “Responder a preguntas como por qué algunas proteínas causan alergias y otras no, así como por qué aparecen y desaparecen con el tiempo son preguntas muy difíciles de responder”, aclara a Maldita.es María Garrido Arandia, bioquímica especializada en alérgenos vegetales y bases moleculares de los procesos de sensibilización alérgica en el Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas de la Universidad Politécnica de Madrid y del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria. “Todavía es un misterio para el cual no hay respuesta clara”, añade Mónica Carreño, bióloga especializada en alergia alimentaria a pescados y el desarrollo de vacunas para las alergias alimentarias en el Instituto de Investigaciones Mariñas del CSIC. 

«La reacción alérgica se produce porque el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada frente al alérgeno, una sustancia que para una gran mayoría de la población resulta inocua, y la identifica como un peligro”, explica a Maldita.es Sara Benede, tecnóloga de los alimentos e investigadora posdoctoral en el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL) de la Universidad Autónoma de Madrid y del CSIC.

Sobre las causas últimas, la bioquímica María Garrido señala que tiene que haber un trasfondo genético, pero también parece necesaria la presencia de otro tipo de señal ambiental como una lesión de un tejido, un momento de estrés o un desequilibrio en la microbiota, los microorganismos que habitan en nuestros cuerpos, que produzca que nuestro cuerpo esté alterado y reconozcamos ese elemento como un peligro. Una vez que se reconoce ese alérgeno como algo peligroso ya creamos anticuerpos frente a ese elemento que «van a ser responsables de su reconocimiento y de toda la sintomatología alérgica”, añade la bioquímica, y que se activarán cada vez que entremos en contacto con él.

¿Cómo ocurre entonces la cura de las alergias? “En muchos casos, las alergias que se sufren en la edad infantil y juvenil desaparecen con la edad. La ‘memoria alérgica’ desaparece o se logra atenuar los síntomas debido a una desensibilización del paciente al alérgeno que se ha ido exponiendo poco a poco de forma natural”, aclara Carrera. Garrido señala por su parte que en ratones alérgicos a los que se le administraba el alérgeno de forma rutinaria se podía ‘reeducar’ al sistema inmune y así lograr que el alérgeno pasase a ser tolerado. El sistema inmunitario logra tolerar el alérgeno al potenciar los linfocitos T y B reguladores (células del sistema inmune) y se consigue un cambio en el tipo de respuesta inmunológica, añade Carrera.

“Actualmente casi todas las inmunoterapias se basan en la administración de estos alérgenos al paciente de forma que al final el paciente se acostumbre a él”, concluye la bioquímica María Garrido. A este tipo de terapia se le conoce comúnmente como “vacunas de la alergia” y actualmente se comercializan para tratar el asma, rinitis, conjuntivitis, alergia a picaduras de himenópteros como la abeja y la avispa, alergia al látex y a la piel de melocotón, recoge la web de la SEICAP. En las alergias alimentarias, actualmente se están desarrollando con éxito múltiples estudios de investigación para evaluar la eficacia de la inmunoterapia con alimentos como la leche, el huevo o el cacahuete, explica Sara Benede.

¿Es cierto que los exfoliantes estropean los tatuajes? ¿Qué hay que hacer para cuidarlos?

Quizás te has topado con algún colega o alguien en internet que diga que los exfoliantes están desaconsejados para la piel tatuada porque los deteriora o, incluso, los puede borrar. ¿Es cierto? 

Afortunadamente, esto es un mito: la exfoliación no estropea los tatuajes curados, ya que actúan en la epidermis, la capa externa de la piel, y no afectan a la tinta del tatuaje, que se queda en la dermis, justo por debajo. “Lo de que a más exfoliación, más tinta eliminas es una idea errónea. No puede estar más lejos de la realidad”, explican desde Tatring, un portal especializado en información sobre tatuajes y piercings. 

Según explica la dermatóloga Laura Berbegal, la exfoliación consiste en ayudar a regenerar la piel “mediante la eliminación de células muertas de la epidermis”. Esto se puede conseguir de forma mecánica, “con esponjas rugosas o un guante de crin”, mediante productos químicos como cremas o ácidos (glicólico, láctico o salicílico) o combinando ambos. “Al realizar la exfoliación, ayudamos a que la piel esté más suave, limpiamos impurezas y además la preparamos para absorber mejor los principios activos que le apliquemos posteriormente”, concluye.

Es por este motivo que desde Tatring recomiendan incluir el uso de exfoliantes como parte de los cuidados de un tatuaje: “Cuando nos deshacemos de las células muertas, ayudamos a que aparezca la nueva piel y por eso esta se siente más suave y tersa”. 

Por otro lado, el estudio de tatuajes Paper Crane precisa que la crema exfoliante no va a dar problemas siempre que esté completamente curado, pero en el caso de que este aún esté reciente o con la piel levantada, no aconsejan frotar o usar productos exfoliantes. Tanto el medio especializado como Berbegal aclaran que tampoco es recomendable usar en exceso los exfoliantes sobre zonas sensibles como el contorno de ojos, la piel del escote o —como es obvio— un tatuaje sin curar.

¿Y qué es lo mejor para cuidar un tatuaje? Lo mejor, en primer lugar, es seguir las indicaciones del profesional que ha hecho el tatuaje, que ofrecerá sus consejos dependiendo de la zona tatuada (si es más delicada o está más expuesta), la sensibilidad de la piel de cada persona u otros factores como alergias o tinta empleada.

Algunas recomendaciones generales para tatuajes recientes que apunta a Vogue el artista tatuador DENO pasan por lavarlo “entre tres o cuatro veces al día con las manos limpias y con un jabón de glicerina”, y mantenerlo siempre limpio hidratado para que cicatrice correctamente. Por el contrario, desaconseja exponerlo durante los primeros días “al sol, al agua de la piscina o playa o rascarlo”. Una vez que ya esté curado, lo mejor es cuidar la hidratación, usar y defenderlo de la radiación solar con protección.

¿Por qué algunas zonas de la piel (como rodillas, codos, zonas de depilación como axilas o bigote) se oscurecen?

En todos los consultorios científicos de Maldita.es insistimos en que no somos profesionales de la salud y que el contenido que creamos nunca debe sustituirse por un diagnóstico o consulta médica. Y para esta duda que nos habéis hecho llegar queda bien plasmado: los motivos por los que estas zonas de la piel pueden oscurecerse son muy amplios y solo una visita a un dermatólogo puede determinar por qué ocurre esto, por lo que no podemos ofrecer una respuesta concreta.

Según hemos consultado en Maldita.es al médico dermatólogo Donís Muñoz, “no podría dar un diagnóstico únicamente sabiendo esas características, necesitaría verlo en consulta y determinar qué es exactamente”. 

Muñoz enumera algunos motivos sobre por qué estas zonas de la piel se oscurecen: puede ser acantosis nigricans, un trastorno en el que la piel se muestra engrosada, oscura y aterciopelada en pliegues y surcos corporales y está relacionada con síndromes genéticos, obsedidad y diabetes; hiperpigmentación, un trastorno causado por el aumento de la melanina, que es el pigmento responsable de nuestro tono piel, pelo, ojos y otras partes, y que puede ser causada por el daño de la radiación solar, lesiones de la piel o inflamaciones; o incluso “alguna mancha que se ha adherido a la piel y que es hidrosoluble (que se va con agua y jabón)”. “Parece raro, pero he llegado a ver a gente en consulta con este último problema”, concluye.

En cualquier caso, si alguien tiene dudas sobre si esto le sucede y sospecha que puede ser un problema de salud, nuestra recomendación es que acuda a cita de medicina de familia y que sea un profesional quien lo valore.

¿Es recomendable hacer pis después de mantener relaciones sexuales?

En Maldita.es ya explicamos por qué es recomendable orinar después de mantener relaciones sexuales para reducir el riesgo de inflamación de vejiga, más conocida como cistitis. Esta semana nos habéis preguntado si, además, puede ser beneficioso por otros motivos. Lo cierto es que orinar después de practicar sexo es una buena idea porque no solo reduce la posibilidad de cistitis, también del resto de infecciones urinarias. 

Estas ocurren cuando las bacterias que se encuentran en la piel o el recto, por ejemplo, consiguen infectar el tracto urinario, el sistema que nos permite deshacernos de la orina (desde los riñones hasta la vejiga y, finalmente, hacia el exterior por vía de la uretra). La más habitual es la cistitis. Son más comunes en mujeres por motivos obvios: “Sus uretras son más cortas y están más cerca del recto. Esto facilita que las bacterias ingresen al tracto urinario”, señalan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). 

“Para prevenir infecciones urinarias, se recomienda orinar, como máximo, entre 30 y 45 minutos después de mantener relaciones”, explica a Maldita.es José Gómez Cabezas, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Valle de los Pedroches del área Sanitaria Norte de Córdoba. Como añade el experto, existen estudios que sugieren que “miccionar después de las relaciones sexuales favorece la expulsión de microorganismos y esto ayuda a resguardar la flora vaginal y la uretra”. De hecho, instituciones sanitarias como los CDC recomiendan orinar para prevenir este tipo de infecciones. 

Sin embargo, hay estudios, como este publicado en 2016 en la revista científica American Family Physician, que señalan que “la micción poscoital parece tener poco efecto protector”, aunque se trata de “una práctica razonable y segura”.  

Las relaciones sexuales no son la única posible causa de inicio de infecciones similares. Hay más probabilidades de que estas ocurran si hay cambios en la flora vaginal (a causa de la menopausia o del uso de espermicidas, por ejemplo), durante el embarazo, si hay problemas estructurales del tracto urinario (como el agrandamiento de la próstata) o si se han tenido infecciones anteriores. La edad también influye: pueden darse más fácilmente tanto en adultos más mayores como niños. 

Para tratar de prevenirlas, los CDC recomiendan mantenerse hidratados; ducharse en vez de bañarse; minimizar las duchas vaginales, los aerosoles y productos similares en la zona genital y, en caso de las mujeres, después de ir al baño, limpiarse de delante hacia atrás y no al revés.  

Todavía no hemos terminado…

Antes de decir adiós, os recordamos una vez más: no somos médicos, somos periodistas. Puedes contar con nosotros para todo aquello que esté en nuestra mano, ¡por supuesto! Pero si lo que necesitas es un diagnóstico concreto y o tienes dudas médicas específicas, la mejor opción será que recurras a un profesional sanitario que estudie el caso y te recomiende la solución o tratamiento más adecuado. ¡Gracias por leernos y buen fin de semana!

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapppréstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.




Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *