Estado de coma: qué es este trastorno neurológico de la consciencia y cómo suele evolucionar · Maldita.es

A raíz de varios contenidos publicados en las últimas horas con la supuesta historia de una persona que habría pasado 35 años en coma y habría despertado en 2014, nos habéis preguntado si esto es

A raíz de varios contenidos publicados en las últimas horas con la supuesta historia de una persona que habría pasado 35 años en coma y habría despertado en 2014, nos habéis preguntado si esto es médicamente posible y qué implica exactamente estar en coma.

«La definición médica de coma es la de un estado de arreactividad absoluta frente al ambiente y a uno mismo», explica a Maldita.es Tomás Segura, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Albacete y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha. «Para considerar que un paciente está en coma tiene que ocurrir que yo le aplique cualquier tipo de estímulo, por ejemplo uno doloroso, y que no responda en absoluto. Porque si responde aunque sea mínimamente, entonces no estará en coma». Del estado de coma al de consciencia normal hay varias fases intermedias, explica Segura: desorientación, confusión, somnolencia y estupor.

Según el Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés) de Reino Unido, «un coma es un estado de inconsciencia en el que una persona no responde y no se la puede despertar«. MedlinePlus, la página de divulgación médica de la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU, define el estado de coma como «un estado profundo de inconsciencia. Una persona en coma está viva pero incapaz de moverse o responder a su entorno. El estado de coma se puede presentar como una complicación de una enfermedad subyacente o como resultado de lesiones, tales como un traumatismo del cráneo».

Cuando una persona está en coma, explica el NHS, presenta «una actividad cerebral mínima«. Normalmente no responden a sonidos ni estímulos dolorosos, no se pueden comunicar ni mover voluntariamente y los reflejos básicos como toser o tragar se ven muy reducidos. Las personas en coma, explica el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cardiovasculares de EEUU, «han perdido su capacidad de pensar y percibir su entorno, pero conservan la función no cognoscitiva y los patrones normales de sueño».

La duración de un coma influye mucho en las posibilidades de recuperación del paciente. Según un estudio publicado en el Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry, «cuanto más tiempo está un paciente en coma, menores son sus probabilidades de recuperarse y mayor el riesgo de que entre en un estado vegetativo. Al tercer día, la probabilidad de recuperarse bien o moderadamente se reduce al 7%, y al decimocuarto ya es del 2%. Al final de la primera semana casi la mitad de los pacientes que no han recuperado la consciencia están en estado vegetativo».

Medir el coma: la Escala de Glasgow

No todas las personas que están en coma lo están con la misma profundidad. La Escala del Coma de Glasgow, creada por  Graham Teasdale y Bryan Jennett, miembros del Instituto de Ciencias Neurológicas de la Universidad de Glasgow, en el año 1974, utiliza tres parámetros para medir el grado de falta de consciencia de una persona en esta situación: su respuesta verbal, ocular y motora.

Cada nivel de respuesta en esas tres categorías supone una puntación, que se suma para obtener un valor final. La puntación total mínima es 3, lo que supone una situación de coma profundo, y por debajo de 9 se considera una situación grave. El máximo es 15, que supone una situación de consciencia normal.

¿Se puede revertir un coma?

Segura explica que el estado de coma no suele ser muy prolongado. A los pocos días o semanas, “sin que la medicina o neurología sepan muy bien porqué, si no se recuperan, todos los pacientes abren los ojos”. A veces esa es la única señal de consciencia, y entonces se dice que se encuentran en un estado vegetativo permanente

Desde ahí, algunas personas se recuperan poco a poco mientras que otras pasan años sin mejorar, si es que lo hacen alguna vez. Cuando lo hacen, suele ser de forma progresiva y con mucha confusión al principio. «Las posibilidades que tiene alguien de recuperarse de un coma dependen de la gravedad y la causa de la lesión cerebral sufrida, su edad y el tiempo que hayan pasado en coma, pero es imposible predecir con exactitud si alguien en concreto se recuperará, cuánto tiempo pasará en coma y si luego tendrán problemas a largo plazo«.

En este sentido, David Andrés Pérez Martínez, jefe del servicio de neurología del Hospital 12 de Octubre y del Hospital La Luz, señala a Maldita.es que si se prolonga más allá de un año la situación de estado vegetativo existe «muy mal pronóstico» con «mortalidad muy elevada y prácticamente nula recuperación». «En todo caso, si existiese una mejoría se produciría muy lentamente a lo largo de meses. Puede comenzar con algún movimiento en extremidades, seguir con la mirada, emitir alguna palabra… y continuar recuperando poco a poco algunas funciones neurológicas», afirma Pérez Martínez recordando que, en el mejor de los casos, este proceso no suele ser completo y los pacientes suelen mantener secuelas cognitivas y motoras severas. «Ya no están en sentido estricto en «coma» o en situación vegetativa, pero tampoco están recuperados por completo», concluye.*

Dificultades físicas, intelectuales y psicológicas

Los expertos coinciden en que las personas que se recuperan de un estado de inconsciencia de este tipo no lo hacen de un día para otro. Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cardiovasculares de EEUU, «las personas pueden salir del coma con una combinación de dificultades físicas, intelectuales y psicológicas que necesitan atención especial» y estrecho seguimiento médico.

Al principio pueden hablar de forma incoherente y mostrarse desorientados y tener comportamientos erráticos. Además, suelen requerir largos periodos de rehabilitación para recuperar las funciones motoras después de tanto tiempo de inactividad.

“Durante la pandemia hemos visto en muchísimos casos como estar en la cama durante 35 días causa una patología llamada neuromiopatía del enfermo crítico que hace que no puedas andar, que necesites mucha fisioterapia durante un montón de semanas para poder volver a andar. Cuesta mucho volver a hinchar los pulmones… No te quiero decir si son 35 años”, concluye Segura. También sobre ello se pronuncia David Andrés Pérez Martínez que explica que los pacientes con daño neurológico severo que entran en coma pueden recuperarse posteriormente pero con un curso lento a lo largo de meses o incluso años y con ayuda de un equipo multidisciplinar que incluye médicos rehabilitadores, neurólogos, nutricionistas, fisioterapeutas, enfermeras y auxiliares. Por lo tanto, señala Pérez Martínez, los pacientes no recuerdan el día en el que «despertaron» del coma ya que recuperan sus funciones neurológicas poco a poco.*

David Cruz, director del máster de Fisioterapia Neuromusculoesquelética de la Universidad de Jaén, doctor en Fisioterapia y doctorando en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, menciona otro factor, el llamado síndrome ortoestático por el que después de pasar mucho tiempo acostado «no te puedes poner de pie. No solo por la afectación del aparato locomotor a nivel nervioso y muscular, que sufre un gran deterioro, sino porque también se ve muy alterado el equilibrio. Después de un coma de 35 años es imposible mantenerse sentado en posición vertical, ya no te digo ponerte de pie o caminar, sin sentir aturdimiento, náuseas o incluso pérdida de conocimiento».

* Hemos actualizado este artículo el 12/11/2021 para añadir las declaraciones de David Andrés Pérez Martínez, jefe del servicio de neurología del Hospital 12 de Octubre y del Hospital La Luz, a Maldita.es.


Primera fecha de publicación de este
artículo: 11/11/2021


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.