Policía confisca en Cobo Calleja y Pinto más de 180.000 test de antígenos sin los permisos oportunos

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) – La Policía Nacional ha confiscado en el polígono industrial de Cobo Calleja (Fuenlabrada) y en otro de Pinto más de 180.000 test de antígenos de origen chino que distribuían


MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) –

La Policía Nacional ha confiscado en el polígono industrial de Cobo Calleja (Fuenlabrada) y en otro de Pinto más de 180.000 test de antígenos de origen chino que distribuían sin los privilegios y la documentación oportuna entre sus compatriotas, han informado a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de La capital española.

La operación se desarrolló el día 4 en el momento en que agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras y de la Agencia Tributaria entró en el polígono fuenlabreño y en el pinteño de manera simulténea tras advertir varios antígenos sospechosos en comercios asiáticos de la La capital española, en especial en el distrito de Usera.

Allí encontraron más de 180.000 test son homologación, sin documentación o con documentos distintas a lo encontrado. Por ello, han confiscado y retenido estos artículos a fin de que los profesionales de la Agencia De españa del Fármaco determinen si existen irregularidades. Por ahora, no hay detenidos.

A finales de diciembre, agentes de la Policía Nacional ahora intervinieron unos 300.000 test de antígenos de la Covid-19 en varias naves de el polígono industrial de Cobo Calleja, en una operación similar pero previo.

LA RUTA DE LOS TEST

Los primeros indicios apuntan a que estos test los importan desde China y primero recalan en Austria hasta llegar a puntos del sur de Madrid, donde son comprados por hombres de negocios chinos al por mayor que acuden a Cobo Calleja a conseguir cajas de estas pruebas.

Según ha detallado el períodico ‘ABC’, los empresarios implicados del polígono fuenlabreño –en la situacion de la semana pasada hablamos de una mercantil que tiene como objeto popular la recepción de mercancía para entonces distribución– solo aceptaban a gente de confianza o sugerida.

Para esto, había que concertar una cita anterior para asistir a la nave posiblemente por medio de una ‘aplicación’ de correo móvil inteligente que además de esto permite el envío de dinero. Entonces los antígenos terminan en bazares del vecindario y otras tiendas, que son vendidos libremente a costos mucho más bajos que los normales, a pesar de que solo se tienen la posibilidad de dispensar en farmacias.


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.